Fin de las mascarillas en sitios públicos

calles con gente sin mascarilla


Hace ya algunas semanas que el gobierno nos libró de la obligación de llevar puesta la mascarilla cuando estemos en lugares al aire libre y se puede mantener la distancia de seguridad. Es el fin de las mascarillas en sitios públicos, pero... ¿Has observado el comportamiento de la gente?
Este no pretende ser un sesudo artículo ni a favor ni en contra del uso o no de las mascarillas. Tampoco pretendo atacar o defender una postura u otra. Quiero que tú, comerciante, autónomo, pequeño empresario, emprendedor, tengas una visión activa de la realidad que te rodea para poder actuar en consecuencia.

Foto: El Correo


Si el gobierno ya nos permite salir a la calle sin tener que llevar la mascarilla puesta todo el rato ¿por qué la gente, masivamente, sigue llevándola esté sola o acompañada?
La ciudadanía en general sigue teniendo miedo al virus covid19 y prefiere seguir llevando puesta la mascarilla en todo momento y lugar, y eso a ti como empresario te interesa mucho.

¿Por qué se sigue llevando la mascarilla?


Seguro que las razones son bien diversas pero creo que en el fondo prevalece el miedo al virus, a sus consecuencias. Por eso la gente la sigue llevando por la calle aunque esté sola.
Los medios de comunicación nos bombardean con conductas "irresponsables" de jóvenes sin mascarilla y en grandes aglomeraciones. Pero la realidad es que la inmensa mayoría de la sociedad, aunque no tiene ya la obligación legal de llevarlas, sigue poniéndose la mascarilla "por si las moscas".
Eso te demuestra que el miedo está ahí y tú como empresario no debes olvidarlo. Porque la acción de compra es un impulso más bien irracional en el que influyen muchos factores externos que nada tienen que ver con el producto, con el precio, con el establecimiento... O más bien, que tienen que ver con todos esos factores en su conjunto.

Al principio del "desconfinamiento" detecté en redes sociales a muchos empresarios ansiosos por vender sus productos. Después de tres meses encerrados en nuestras casas había ganas de salir, pero no de cualquier manera. Por eso mismo, lo que funcionaba en redes no era la publicidad de un producto o servicio cualquiera sino mostrar y demostrar el protocolo de seguridad por el que el cliente que entrara en el establecimiento no saldría de él infectado. En aquella época lo que tocaba era vender seguridad

¿Qué fue de tu protocolo de seguridad anticovid?


El gobierno nos permite quitarnos las mascarillas en sitios públicos, la gente sigue usando la mascarilla masivamente en cualquier lugar y situación: blanco y en botella.
Recientemente he tenido que perder el tiempo dentro de la sucursal de un banco y nada más terminar los trámites bancarios me metí en una famosa cadena de supermercados para hacer una pequeña compra de urgencia.
En ninguno de los dos establecimientos quedaba gel hidroalcohólico a disposición de los clientes. El dispensador seguía ahí, las marcas en el suelo para mantener las distancias de seguridad seguían ahí. Pero ni se guardaban las distancias de seguridad ni se podía uno desinfectar con gel hidroalcohólico.
La única medida de seguridad que todavía se aplica y medio respeta es la mascarilla.
Y los medios volviendo a abrir los informativos con los aumentos de casos de covid. Así el miedo seguirá presente por mucho tiempo entre nosotros.
Y eso ni es bueno ni es malo para ti como empresario. Simplemente es una circunstancia que está ahí y que no debes ignorar. Porque el miedo vende.
Haz un poco de examen de conciencia, el protocolo de seguridad que tan estrictamente aplicabas hace un año en tu negocio ¿lo sigues aplicando ahora?
- Pides a tus clientes que mantengan la distancia de seguridad entre ellos.
- Pides que lleven bien colocada la mascarilla.
- Pides que se desinfecten las manos con el gel hidroalcohólico que pones a su entera y libre disposición.
- Controlas el aforo para que no haya mucha gente en tu establecimiento.
- Ventilas tu establecimiento para evitar la concentración de virus.

Puede que tú, al igual que tu competencia, hayáis relajado las medidas de seguridad frente a la pandemia que todavía nos azota, todo el mundo habla ya de la quinta ola, pero tus clientes no.
Tus clientes tienen miedo y les vendría de lujo que tú les vendieses un poco de seguridad, de tranquilidad.
Si acuden a tu establecimiento tienen que tener la casi total seguridad de que no se infectarán porque ya te encargas tú de poner todos los medios a tu alcance para que tu establecimiento sea lo más seguro posible. Para que la compra o contratación de tus artículos o servicios sea de lo único que se tengan que preocupar si deciden dar el paso y entrar en tu negocio.

¿Cómo afecta el fin de las mascarillas a tu negocio en redes sociales?


Ya que los medios de comunicación están demonizando a la hostelería voy a poner un ejemplo para ese sector en concreto.
Un establecimiento hostelero antes de la pandemia ¿qué publicaba en sus redes sociales? Entre otras muchas cosas vídeos y fotografías de su establecimiento lleno hasta la bandera. Todos sus clientes bien juntitos y pegados disfrutando el ambiente, la comida, las copas...

cafetería llena de gente


Esto es lo que vendía, con lo que incitábamos a la gente en redes sociales a venir a los locales de hostelería.
Ahora, si uno navega por las distintas redes sociales, puede darse cuenta que una imagen de este estilo sólo suscita comentarios negativos de los usuarios. Consciente o inconscientemente la gente rechaza el establecimiento que se ve así de llego, sin distancia, sin medidas de protección, sin mascarillas...
Por eso, para destacar de la competencia, que no lo está haciendo, tú debes rescatar tu protocolo de seguridad y volver a ponerlo en práctica, también en las redes sociales de tu negocio.
Debes mostrar, y demostrar, que tu establecimiento es seguro y confiable. Que tu preocupación, primero es la seguridad de tus clientes, luego, hacer la mayor cantidad de caja posible.
Un cliente sin miedo estará más tranquilo y a gusto en tu negocio. Eso puede significar pasar más tiempo en él y aumentar el ticket de compra.
Cada negocio tiene su aquel y cada empresario sabrá cuál es la fibra sensible de su cliente pero en general, vender seguridad siempre ha funcionado (Durante la Gran Depresión muchos comerciantes se hicieron de oro vendiendo armas, la gente quería proteger sus casas y negocios)
Ahora la imagen que más pueda vender en redes sociales es la terraza vacía de un restaurante donde las mesas tienen una gran separación, el camarero usa todas las medidas de protección habidas y por haber, existe gel hidroalcohólico al alcance de cualquier cliente y estos llevan puesta su mascarilla en todo momento, salvo cuando se llevan la comida a la boca.
Puede que esa no sea una imagen bonita y atractiva, pero es una imagen práctica que vende seguridad, tranquilidad, confianza...

Y tú ¿qué haces para generar confianza y tranquilidad a tus clientes? ¿les cuentas un chiste?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ayúdame a mejorar con tus comentarios, opiniones y puntos de vista. Tu propia experiencia es muy importante para mi.