¿Por qué digitalizar un mercado municipal?

 

por  qué digitalizar los mercados municipales


En este artículo pretendo mostrar el camino a seguir por los mercados municipales que existen en casi todas las localidades de España. Daré las razones para digitalizar los mercados municipales y los pasos que se podrían seguir. 


Os quiero contar una pequeña historia que me ocurrió a mi personalmente a principios de marzo de 2020.

Fui a comprar al mercado municipal de Puertollano, localidad en la que resido. La imagen era desoladora, casi todos los puestos estaban cerrados a cal y canto y muy pocas visitas hacían sus compras en los pocos puestos abiertos.

Por suerte y desgracia la frutería donde yo quería comprar tenía a una señora mayor haciendo la compra:

- Medio kilo de tomates.

- Dos limones.

- Una lechuga pequeña.

- ¿Podría ser un cuarto de melón?

- ¿Y un trozo pequeño de calabaza?

- …

Observando a la señora empecé a intuir que la anciana no estaba comprando lo que necesitaba, o lo que le gustaba o quería; en las cantidades que necesitaba o quería. La señora estaba calculando la compra por lo que podría transportar en su carrito hasta su casa.

Esto me hizo pensar ¿Cuántas ventas no estaban perdiendo los puestos del mercado porque su público objetivo son personas de avanzada edad que no son capaces de llevar a su casa la compra?

Me di una vuelta por todo el mercado y, efectivamente, la edad media de los clientes superaba con creces los 65 años casi con toda seguridad.


Horarios incompatibles con la compra 



Detectado un primer problema me di cuenta del siguiente: los horarios de apertura y cierre.

No sé cuáles serán en otras localidades, pero en el de Puertollano es de 8 de la mañana a 3 de la tarde.

Eso imposibilita a cualquier funcionario de cualquier administración pública realizar sus compras de alimentos en los mercados municipales, al menos en el que yo conozco de primera mano.

Quizás sea esa la razón por la que sólo los más ancianos, los jubilados, los que se pueden permitir el “lujo” de comprar en este tipo de establecimientos.

¿Qué pasaría si los mercados municipales también abriesen por la tarde, en un horario que permitiese a funcionarios, oficinistas o dependientes de comercio comprar en sus instalaciones?

La relación calidad/precio, el trato al cliente, la venta directa del productor al consumidor… podría hacer aumentar las ventas, sospecho.

Un mercado municipal como el de La Boquería de Barcelona, que ya es un atractivo turístico más de la ciudad condal, abre también por la tarde para poder atender a la mayor cantidad de gente posible. Y en todos los reportajes que les hacen siempre se ve lleno de gente, mirando, comprando, consumiedo… Esos comerciantes no se quejan de falta de público y no se ven puestos cerrados a cal y canto.

Señal de que facilitar las compras al consumidor es siempre una buena idea.


Encerrados por la pandemia del covid19 



A mediados de marzo de 2020 nos encerraron en casa para luchar contra el covid19. Los establecimientos de primera necesidad permanecían abiertos, por supuesto que entre ellos estaban los mercados municipales.

Ahí había un gran problema, la población de más alto riesgo de muerte era la clientela normal de esos mercados municipales. Por tanto, dichos mercados se vaciaron todavía más de clientes, de ventas, de beneficios.

Sé que en el mercado municipal de Puertollano y en el de Ciudad Real comenzaron a mandar los “catálogos” de productos vía WhatsApp y a cobrar con la aplicación de bizum. Además de hacer envíos a casa.

La cosa funcionaba, las ventas se revitalizaban y parecía que los puestos de los mercados municipales habían encontrado una vía alternativa a la venta presencial en sus establecimientos.

Pero termina el encierro, vuelve cierta “normalidad” y se deja de prestar ese servicio a domicilio de venta a distancia. ¿Por qué? Si una forma de venta funciona ¿a qué viene dejar de ofrecerla? Lo que funciona y te hace ganar más dinero siempre hay que mantenerlo ¿no? Parece lógico.


Ideas para digitalizar los mercados municipales 



Con todo y con eso quiero exponer una serie de ideas para revitalizar la venta de los mercados municipales. Y esto, lógicamente, pasa por digitalizar el negocio, por adaptarlo al siglo en el que vivimos.

Pero no sólo quiero exponer ideas digitales, también hay alguna otra cosilla que podría favorecer la revitalización de los mercados municipales, y con eso, la venta de esos pequeños productores locales que también se dedican a vender sus propios productos en los puestos de los mercados.

Vamos a ir desgranando las ideas.


Horarios de apertura y cierre 



Como ya os he comentado al principio del artículo, los mercados municipales, por lo menos el de Puertollano, están abiertos al público con horario de funcionario público. Y eso impide que los funcionarios públicos tengan la posibilidad de comprar en este tipo de establecimientos.

Si en el mercado de La Boquería catalán funciona bien lo de abrir por las tardes ¿por qué no se hace también en el mercado municipal de tu localidad?

Hay que tener en cuenta que en estos momentos hay más trabajadores públicos que en la empresa privada. Hay más funcionarios trabajando durante el horario de apertura de los mercados municipales que en la empresa privada con otro tipo de horarios.

Por tanto, si se modifica el horario se abre la posibilidad de que más de la mitad de los trabajadores en activo puedan comprar en las instalaciones de los mercados municipales.


Envío a domicilio 



Retomando la anécdota que me pasó con la señora que compraba por lo que pudiera transportar más que comprar lo que necesitaba y quería en las cantidades que necesitaba o quería. Si cada puesto de manera individual o todos los puestos del mercado se encargan de la entrega a domicilio de las compras, seguramente las señoras que están calculando el peso de su carrito más que sus necesidades de compra harían unas compras mayores.

Si su mayor problema es no poder subir la compra a su casa y ese problema desaparece porque de eso ya se encargan desde el mercado municipal ¿cuánto podría aumentar el ticket medio de compra?


Compras a distancia



Un método que ya funcionó durante el confinamiento y que dejaron de utilizar una vez que todos volvimos a salir a la calle.

¿Por qué dejar de vender vía WhatsApp si ese método funcionaba? Se podría mejorar, se podría perfeccionar, se podría modificar… Pero nunca se debería dejar de utilizar.

Sea vía apps telefónicas de mensajería instantánea; sea vía páginas de empresa y perfiles profesionales en las distintas redes sociales. Si los clientes se acostumbraron a comprar a distancia y a pagar por bizum es algo que se debería dejar como otra forma más de venta.


Mercado Municipal vs Amazon 



Tengo publicado un artículo colaborativo donde 8 expertos en Marketing Digital dan su opinión sobre porqué Amazon no debería ser una amenaza para tu pequeño negocio local. Y uno de los colaboradores, Alfredo Vela Zancada, me da una idea: Amazon es un Marketplace, un centro comercial online, donde diferentes negocios tienen su pequeña parcela para poder vender sus productos.

¿Cuál sería el problema para crear un Marketplace del mercado municipal? Ya te lo digo yo: ninguna.

Y yo iría todavía más allá: asegurar la entrega en pocas horas para los pedidos dentro de la localidad e, incluso, de las localidades cercanas al mercado municipal.

Lógicamente mandar un paquete con comida a 500 kilómetros de distancia es, logísticamente hablando, complicado hacerlo en el día (se podría hacer técnicamente pero sería muy caro) Pero entregar los pedidos a unos pocos centenares de metros o unos pocos kilómetros es perfectamente factible para cualquier bicicleta, patinete, moto, o furgoneta de reparto.


Cómo digitalizar los mercados municipales 



Para entrar en el mundo de la venta digital no se pueden tener unos horarios rígidos y, mucho menos, sólo horarios de mañana.

Lo primero es que los propietarios de los puestos puedan estar trabajando en la recepción y el envío de pedidos la mayor cantidad de horas posible.

No se trata de estar las 24 horas del día, ni los 7 días de la semana, sino de facilitar las compras lo máximo posible.

Lo segundo sería crear un Marketplace al estilo de Amazon o una tienda online donde cada puesto municipal tenga su sección para colgar sus artículos.

Todos los fruteros podrán vender sus frutas y horalizas; todos los carniceros podrán vender sus carnes…

La calidad del producto, su precio, la fama del empresario, las facilidades de entrega y su rapidez… hará que los clientes se decanten por uno o por otro.

Creada la tienda online del mercado municipal toca promocionarla.

Para eso nada mejor que un buen gestor de comunidades virtuales que se dedique a difundir los productos de todos los puestos con un calendario de publicación previamente estudiado hasta el milímetro y consensuado entre todos los puestos.

Pasaríamos después al reparto.

Debería haber dos tipos de reparto: el normal para distancias más o menos largas y la entrega inmediata en el día.

Una, o varias personas, podrían estar encargadas del reparto a domicilio en el día. Según sea el volumen así se necesitará personal.

Según sea el método de transporte utilizado se podrán hacer repartos en rutas establecidas o tendrán que ser repartos individuales cliente a cliente.

El objetivo de ese reparto en el día es que los clientes tengan sus compras en sus casas, o donde nos indiquen, a las pocas horas de realizarlas.

Después estaría el reparto a media o larga distancia. Para eso ya sí que se tiene que planificar las cosas con más calma o se tienen que contratar los servicios de empresas de reparto externas.

En la actualidad todas las empresas de paquetería tienen el servicio de envío de comida así que eso no supone ninguna dificultad técnica añadida, simplemente hay que ver las tarifas de unas empresas, compararlas con las otras y elegir la mejor opción.


Ventajas de digitalizar los mercados municipales 



Actualmente los negocios o son digitales o no son. Es lo que hay, son los tiempos que corren.

Hoy en día ningún negocio prescinde del teléfono, pero cuando salió el teléfono al mercado muchos creyeron que era casi un capricho para ricos. Ningún negocio prescinde o debe prescindir, del pago con tarjeta, pero cuando salió la primera tarjeta de crédito (dinners club) era un capricho de ricos para evitar que cuando fuesen atracados les pudiesen robar el dinero en efectivo que tenían para ir a cenar.

Los mercados municipales son negocios y como tal deben evolucionar y adaptarse a los tiempos.

Además, algunos de esos puestos municipales están ocupados por productores locales que elaboran y venden sus propios productos. Esto hace su producto único en el mercado y, por tanto, apetecible para una gran cantidad de clientes.

Muchas personas nacidas en unas localidades terminan viviendo en otros lugares, más o menos lejanos. Con un Marketplace del mercado municipal todos esos miles de personas están a un click de adquirir productos de sus localidades de origen. Aumentaría la venta porque aumentaría la potencial clientela.

Pero voy un poco más allá.

Actualmente hay un sentimiento positivo hacia lo pequeño, hacia lo auténtico, hacia lo rural.

Las compras de proximidad, de kilómetro 0, de 0 emisiones… La compra directa al productor que cuida lo rural, la naturaleza, que fija la población de la mal llamada España vaciada… Todo eso está en auge.

Una gran multinacional no puede vender sus productos apelando a la tierra, a lo tradicional, a lo auténtico. Paco, el pastor que elabora quesos artesanos y que los vende en el mercado municipal de su pueblo, sí.

Y para competir con Paco no puedes ser una gran multinacional del sector agropecuario, no te queda otra que ser también un pastor que elabore quesos a la manera tradicional de su zona.


Lo bueno de ser auténtico 



Lo bueno de ser auténtico es que no tienes que competir por precio. Compites por historia, por sentimientos, por calidad de producto… Tus precios pueden ser más elevados porque no te están comprando un artículo, te están comprando una historia de esfuerzo del pequeño productor empeñado en la calidad, la tradición, el cuidado de lo rural, la naturaleza…

Un simple vídeo de Paco, el pastor, en medio del campo con sus ovejas, puede vender más quesos que la mejor campaña publicitaria de la mayor compañía agroalimentaria dedicada a la elaboración industrial de algo que se empeñan en llamar queso, pero que sólo es agua con huesos triturados para añadirle calcio.

En los mercados municipales hay un gran potencial por explotar. Ahora sólo es necesario que los implicados tomen conciencia del camino que deben seguir y se pongan a trabajar.

Es necesario que las administraciones y las asociaciones trabajen con un mismo objetivo. En la unión está la fuerza.

Si alguna asociación o ayuntamiento quiere que le explique con más detalle este plan, estas ideas de digitalización de mercados municipales, estaré encantado de ampliarles esas ideas.

Pero también deben recordar que yo soy consultor y asesor, con un simple gracias por tus ideas, por tu ayuda, no alimento a mi familia.

2 comentarios:

  1. Los mercados municipales y todo se debería ir digitalizando. Aunque igual el target no sea la persona mayor, que como dices, le iría mejor (y le va a gustar más) que pueda ir a comprar, que de paso pasea y se lo lleven. Yo también pienso que los pequeños negocios que llevasen tiempo y cierren, lo siento mucho, pero en muchos casos es porque no han sabido adaptarse a las circunstancias. Hay mucha gente que ha dado giros completos a su negocio para seguir adelante con la pandemia. Es lo que hay.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario. Estoy de acuerdo contigo en que el negocio que no sepa adaptarse a los negocios del siglo XXI deben dejar de existir. Lo que hay que hacer es mostrarles el camino. Muchas veces "el tronco del árbol no te deja ver el bosque" y por eso se hace imprescindible las asesorías y las consultorías a esos pequeños empresarios. Ellos mismos se tienen que dar cuenta que su negocio es válido si se adapta a los tiempos.

      Eliminar

Ayúdame a mejorar con tus comentarios, opiniones y puntos de vista. Tu propia experiencia es muy importante para mi.